No olvides unirte a nuestra comunidad de Facebook.

sesmasesma ayuntamiento
navidadSESMA2018.jpg
noticias
Sesma volverá a celebrar este domingo uno de los días más especiales de su calendario, la feria Artesparto, una jornada festiva con la que los vecinos rememoran sus orígenes, sus raíces y sus tradiciones. Pequeños y mayores recordarán el extinto oficio de los y las esparteras, una labor que sirvió durante muchos años de sustento para las familias más humildes.Un grupo de mujeres y hombres, acompañados este año por las y los sesmeros que han participado en el taller de esparto que impulsó la asociación Taramigal, mostrarán desde las 10.00 horas cómo se maja, hila y trenza esta planta silvestre que nace en el municipio y con la que elaboraban alforjas, esteras, serones, cestos, dogales y redes. Otro de los platos fuertes del día será la tradicional degustación de migas que ofrecerán en la plaza y que un grupo de voluntariosos sesmeros elaborará desde primera hora de la mañana con mimo y paciencia.Variada agendaLa mañana también contará con un gran mercado que llenará la plaza consistorial y en el que habrá hasta 40 puestos en los que se podrá adquirir desde elementos artesanos y elaborados a mano como joyas, bolsos y sombreros, hasta productos gastronómicos como chocolate, fardelejos, queso, salsas, dulces, miel, embutido y cerveza. Vecinos y visitantes, además, podrán visitar el centro etnográfico Padre Tomás Esteban, que abrirá sus puertas, y disfrutarán tanto con la exposición de productos agroalimentarios como con una muestra de edificios y casas que ha hecho durante los años Tomás Goicoa con esparto; la torre de la iglesia, su casa, la ermita de los Remedios, la ermita del Carmen que ya no existe, y ahora no descarta hacer el Círculo Católico para que las nuevas generaciones conozcan este espacio que también desapareció hace años. A lo largo de la mañana, además, habrá una exhibición de afilado y entramado de sierras y otra de labrado de madera, un taller de alfarería y otro de bonsáis y, además, Aitor Iragi presentará su libro "La venganza del maquillador de muertos".
El próximo 24 de abril, Sesma rendirá homenaje a su pasado, particularmente al esparto, al que tiempo atrás, entre el siglo XIX y primera mitad del XX, se dedicaban numerosas familias de la localidad navarra. Y lo hace celebrando una jornada muy especial, conocida como Artesparto, que este año, cumple su edición número XXI.Ese día, insistían desde Ayuntamiento, se mantendrán los actos habituales y los vecinos y visitantes podrán ver en directo cómo trata el esparto un grupo de sesmeros y, además, podrán degustar las migas de pastor y comprar productos de artesanía o gastronomía en el gran mercado que se colocará en la plaza consistorial.
En la localidad ribera de Sesma los vecinos tienen muy claros sus orígenes, su historia, sus raíces y sus tradiciones; por este motivo han puesto en marcha una iniciativa que pretende difundir y preservar el extinto oficio de los esparteros con el objetivo de que las nuevas generaciones no se olviden de ello.Majar, urdir, hilar o trenzar son palabras que están grabadas a fuego en la memoria de algunos de los vecinos que trabajaron durante años esta planta silvestre que nace en el término municipal y que fue el principal sustento de unas 200 familias durante décadas. "Era el pan para los pobres, de hecho, muchos lo trabajaban a escondidas", explican Tomás Goicoa y Feli Etayo, los dos sesmeros que se están encargando de enseñar a hilar el esparto en el taller que ha promovido la asociación Taramigal y que cuenta con el beneplácito del Ayuntamiento.Unos 10 participantes se llevan reuniendo desde febrero los sábados por las tardes para tratar de aprender este arte. El primer paso, relatan, es saber hilar, y en ello están todos; se colocan de pie, con el esparto entre las piernas, y de ahí van sacando los hilos. "Dicen que es algo que sale automático, y automático no sale nada, es más difícil de lo que parece y hace falta mucha práctica", explica Virginia Goicoa, una de las vecinas que participa en el taller."El reto es que las cuerdas nos salgan bien, pero por ahora son irregulares; unas veces son más finas y otras más gruesas porque no tenemos rodaje. Pero lo más difícil es, sin duda, el añadido. Además, ahora no hay material en el campo por lo que no podemos llevarnos nada a casa para practicar", cuentan las hermanas Marta, Mª Eugenia y Mª Jesús Goicoa. A pesar de ello no se frustran y recalcan que "eso sí, de un día para otro se nota que algo mejoramos".Todas ellas, en este caso hijas de Tomás, le han visto a su padre trabajar durante horas y horas el esparto pero hasta ahora no les había dado por probar. "Tenemos mucha ilusión porque no queremos que esta tradición se pierda y debemos aprender antes de que falten las personas que nos pueden enseñar". Los más jóvenes que participan, aseguran estas vecinas, muestran mucho interés y "le han pillado el aire mucho mejor".La idea es que este taller se alargue hasta finales de abril, que es cuando la localidad celebrará la feria Artesparto, en concreto el día 24. Será una jornada en el que, además del mercado y la degustación de migas, todas las miradas se posarán en la zona en la que mostrarán, este año con alguna baja importante, cómo tratar esta planta.Tomás Goicoa tiene en su haber un auténtico museo confeccionado con esparto; ha hecho la torre de la iglesia, su casa, la ermita de los Remedios, la ermita del Carmen que ya no existe, y ahora no descarta hacer el Círculo Católico para que los que no lo conocieron, lo hagan. "Nos salieron los dientes con este oficio", cuenta.La sociedad, apunta, era mayoritariamente agraria y el desarrollo de este oficio estuvo ligado a la Acción Social Católica. Aunque, recuerda Goicoa, las jornadas eran larguísimas, "lo pasábamos muy bien. Era duro pero entretenido".Los hombres, insiste, en los meses de verano, sobre todo en julio y agosto, "recolectábamos el esparto para el resto del año y después lo almacenábamos en las cuadras o en las casas". Después se dejaba al sol para que se secara y al tiempo se majaba sobre una gran piedra caliza para revenirlo. Una vez hecho esto entraban en acción las mujeres. Feli explica que, tanto en la calle como en las bajeras, graneros y cuadras, frotaban con destreza un puñado de esparto con las palmas de las manos y le iban añadiendo más hilos para terminar formando sogas de diferentes tamaños. Después, con gran destreza, lograban hacer alforjas, esteras, serones, cestos, dogales y redes.Al empezar, eso sí, y al no poder usar guantes, sus manos acababan negras, ensangrentadas y llenas de callos.Este trabajo, que el municipio no quiere que se borre de la memoria colectiva, pasó a mejor vida a mediados de los años 60 debido a la mecanización y a la irrupción de nuevos cultivos como el espárrago. Aunque el relevo es muy complicado y los más mayores saben que no es lo mismo verlo y aprenderlo que haberlo vivido, esperan "que perdure en el tiempo y que no quede como un vago recuerdo".
destacados
accesos directos
AYUNTAMIENTO DE SESMA   PLAZA DIPUTACIÓN, 6   31.293 SESMA (NAVARRA)   TEL.: +34 948 69 84 66   FAX: +34 948 69 84 54   BUZON@AYTOSESMA.ES
© ALL RIGHTS RESERVED  ·  AVISO LEGAL  ·  PARTICIPACIÓN EN REDES SOCIALES   ·  PROTECCIÓN DE DATOS

Página optimizada para Internet Explorer 7+, Firefox, Opera y Safari. Resolución mínima de 1280 x 800 px. Diseño web: Farrachucho